Un patrocinio migratorio es un serio compromiso legal y financiero

filici-01-TORONTO. Desde hace varios meses estoy llevando el caso de un joven ciudadano canadiense, quien se enamoró de una chica mientras pasaba unas vacaciones en un país de América Latina, con quien después de un relativamente corto noviazgo se casó.

El trámite de patrocinio para la residencia permanente de su pareja lo iniciamos hace ya algún tiempo, por lo que la solicitud y toda la documentación correspondiente ya fue enviada y el tramite está en proceso. Sin embargo, parece que hay problemas en la relación.

El joven llegó la semana pasada a mi oficina y me dijo que no se siente muy seguro de que su pareja en realidad  esté interesada en él, y que sospecha de ha sido involucrado en un matrimonio de conveniencia, por lo que quiere que cancele el patrocinio.

La situación es bastante complicada porque su pareja, a quien está patrocinando, quedó embarazada y dio a luz a un bebé, pero el patrocinador tiene la duda de si este bebé es en realidad suyo o si es de una pareja anterior de su esposa, con quien ella tiene otros dos hijos.

Pero esta duda no es nueva, porque desde que empezamos el proceso de patrocinio, ya son cuatro las ocasiones en que he recibido llamadas telefónicas de parte de este cliente pidiendo que cancele el proceso porque no está seguro de la relación. Pero de igual forma, también he recibido similar número de llamadas del mismo cliente, a los pocos días, pidiéndome que reintegre el proceso.

Para este tipo de situaciones yo tengo como política no cancelar los procesos por lo menos durante siete días después de que me lo solicitan, porque mi experiencia me ha enseñado que cuando hay peleas en la pareja, la persona que está patrocinando muy frecuentemente pide cancelar el proceso. Pero luego de dos o tres días, cuando se reconcilian, llama de nuevo pidiendo que no se cancele el patrocinio o que se reintegre el proceso. Obviamente al cancelar un patrocinio y volverlo a activar, y máxime si se hace en varias ocasiones, complica mucho las posibilidades de que el caso sea aceptado.

En esa lógica, dado que esa es mi política en mi práctica migratoria, aún no he cancelado este proceso de patrocinio.

Aquí es importante decir que yo me siento en un conflicto de intereses muy fuerte en casos como estos, dado que mi responsabilidad es con el caso en sí y por lo tanto no puedo hacer absolutamente nada que sea perjudicial para mi cliente o para su esposa. En este sentido, me he limitado a aconsejarlo, tratando de aclarar la situación, pero el joven definitivamente está muy confundido.

Este lunes me llamó nuevamente, para decirme que está muy preocupado porque en realidad sospecha que el hijo de su esposa no es de él, ya que se ha dado cuenta que ella tiene otra relación. Al parecer, personas allegadas a él le han dicho que la han visto con otro hombre, y me llamó para preguntarme qué podía hacer.

Mi consejo estuvo encaminado a una acción que en realidad debería ser considerada por todas las personas que están patrocinando a sus parejas y no se sienten seguros, porque mucho más allá de todos los aspectos emocionales, en estas situaciones también hay responsabilidades legales que adquiere el patrocinador en el momento que la persona patrocinada llega a Canadá, y particularmente si hay hijos de por medio.

Concretamente, la Ley de Inmigración establece que el patrocinador va a estar obligado a proveer las necesidades básicas para su esposa y en este caso para los dos hijos. En el caso de la esposa, el patrocinador será responsable por ella durante tres años, y para los hijos será responsable durante diez años, o hasta el momento en que esos niños cumplan 25 años, cualquiera sea a lo que se llegue primero.

En este caso, este joven va a ser responsable de esos niños durante diez años, y la pregunta es ¿qué va a suceder si uno de los niños se pelea con la madre y/o con él, y decide irse de la casa y pedir asistencia social? La respuesta es sencilla: Lo que va a suceder es que el patrocinador va a ser responsable del dinero que asistencia social le provea al jovencito.

También, ¿qué va a pasar si la esposa llega patrocinada al país y después de un tiempo decide irse de la casa? Y peor,  si lo acusa de que hubo abuso de algún tipo, etc. La respuesta también es simple: que además de que eventualmente le puedan poner cargos criminales, él va a ser responsable durante tres años de su pareja patrocinada.

Planteo esto porque es importante ser conscientes de que más allá de la cuestión migratoria también están las consecuencias criminales y penales que podrían suceder, así como también están todas las consecuencias de acuerdo a la Ley de Familia.

No es sólo una vez que se han visto situaciones en que la pareja se separa, se divorcian, y la esposa o el esposo del patrocinador pide que se le provea manutención para ella (o él) y para los hijos. Así como también ha habido situaciones en las que durante la separación, o después de está, la pareja pide una división de bienes, y si bien en muchas circunstancias no le corresponde que se le otorgue en base a la Ley de Familia, el patrocinador tendrá que pasar por todas las instancias legales y por tanto gastar mucho dinero en abogados, además de vivir mucho estrés y frustraciones.

Definitivamente estas son consideraciones que se deben tomar al principio de la relación, antes de decidir patrocinar a una persona, o en el momento como en este caso donde el patrocinador está teniendo muchas dudas sobre la veracidad de la relación.

A este chico le pregunté si había conversado del tema con su madre, y me contó que ella le dijo que era obvio que la chica lo estaba usando, que no siguiera con el proceso y que se divorciara.

Yo no podría decir lo mismo, pero le planteé que si tenía dudas de que el niño fuese de él, que le hiciera un test de ADN y ahí confirmaría si efectivamente es su hijo o no.

Pero estas precauciones se tienen que tomar antes de que la persona patrocinada llegue a Canadá, porque una vez está aquí, y sobre todo si desde el principio la intención fue defraudar al gobierno y defraudar al patrocinador, si esta persona patrocinada fue capaz de inventar todos los sentimientos para la relación, definitivamente será capaz de hacer mucho, mucho más daño.

En lo que a mi respecta a este punto yo dudo de que la joven este en una relación genuina y como es requerido por las reglas de conducta profesional tendré que retirarme del caso. Para su bien, ojalá que mi cliente llegue a la misma conclusión.