Se dispara el número de mexicanos detenidos y regresados a su país en los puertos canadienses

TORONTO. Durante los últimos días, los medios de comunicación del país han dado amplia cobertura a la noticia de que durante los primeros dos meses de este año el número de ciudadanos de origen mexicano detenidos en las fronteras de Canadá prácticamente ha sobrepasado al número de detenidos durante todo el año 2016.

filici@filici.com Canadian Association of Professional Immigration Consultants, CAPIC

Esta información es cierta y era de esperarse. Hay que recordar que durante muchos años los ciudadanos mexicanos necesitaron Visa para ingresar a Canadá y por lo tanto no había detenciones en las fronteras, dado que las restricciones para llegar a Canadá se hacían en el consulado canadiense asentado en México.

Porque cuando un Oficial en el consulado canadiense en México creía que una persona no era un visitante genuino, le negaba la Visa y por tanto esta persona no podía viajar. En este sentido, no es ninguna sorpresa que ahora que no hay un requisito de Visa, personas que en su momento no hubieran podido llegar a la frontera canadiense lo estén haciendo, y que el Oficial en el puerto de entrada este negándoles la entrada a Canadá.

Hay que tener en cuenta que un Oficial de los Servicios Fronterizos de Canadá puede negarle la entrada a una persona que considere que no es un visitante, trabajador o estudiante genuino. Incluso le puede negar la entrada a alguien que venga con una Visa de residencia, si encuentra que hay alguna anomalía con los documentos.

El problema que yo veo es que muchos mexicanos creen que, porque no necesitan Visa, porque han hecho la solicitud de un ETA (Electronic Travel Authorization) y se las han otorgado, las puertas de Canadá están abiertas. Y esto no es así, ya que el ETA es solamente una autorización de viaje electrónica que sirve para facilitar el proceso de llegada al país y que le proporciona al gobierno canadiense cierto control de quiénes están entrando. Pero el tener el ETA no significa que la persona va a ser admitida si no cumple con los requisitos de un visitante.

Lo que está sucediendo es que las personas que están llegando a los puertos de entrada no vienen preparadas como deberían estarlo. Si vienen como turistas, llegan sin suficiente dinero como para mantenerse en el país por el tiempo que dicen que quieren estar; llegan con historias de que vienen a sacar fotografías o a filmar las distintas atracciones turísticas del país, pero no traen una cámara fotográfica o de video. Y estas son indicaciones, para el Oficial de Inmigración, de que no son visitantes genuinos.

Yo creo que ese es el problema fundamental, porque cuando tenían que ir al consulado canadiense a sacar una Visa iban preparados, con una carta de invitación si venían a visitar a algún amigo o pariente, con cartas de trabajo en las que les daban un tiempo determinado de vacaciones, comprobaban que tenían suficiente dinero para mantenerse cuando estuvieran en Canadá, que tenían propiedades en su país de origen y, en general, que tenían razones para regresar una vez que terminaran la visita.

Pero ahora simplemente se están subiendo al avión y vienen sin ningún tipo de preparación, por lo que no es sorprendente que esté pasando lo que está pasando. Porque repito, al abrirse la posibilidad de que las personas puedan venir sin Visa el número se incrementó sustancialmente, y quienes vienen tienen la idea falsa de que las puertas de Canadá están abiertas y sólo es cuestión de llegar y entrar, lo cual es falso. Y además de las personas que están siendo detenidas, también hay un número considerable de mexicanos que están siendo regresados a su país de origen una vez bajan del avión.

El procedimiento migratorio es simple: la persona baja del avión, hace la cola para que la vea un agente del servicio fronterizo, y si este oficial piensa que la persona no es un visitante genuino, la manda a inspección secundaria. Aquí, van a las oficinas donde les facilitan un intérprete sino hablan inglés, y otro oficial les hace preguntas que buscan comprobar si es un visitante genuino o no, y si cree que no lo es, le da la oportunidad de regresar de forma inmediata a México.

Canadian Border Services Agency

También, dependiendo del caso, si es una persona que ya ha estado en Canadá anteriormente y le han dicho que se tenía que ir y ha regresado, le pueden dar una orden de expulsión. Si es una persona que tiene criminalidad, ahí mismo le pueden dar una orden de deportación o lo pueden arrestar.

Pero en general, las personas que quedan detenidas son quienes llegan al país y no quieren regresar a México. Y si son detenidas, tienen el derecho de tener una revisión de la detención a las 48 horas, a los siete días y luego cada mes.

Si la persona en ese momento pide refugio, dependiendo también del caso, la pueden dejar entrar o la pueden detener, pero tengo entendido que es un número muy bajo el que ha pedido refugio.

Si los devuelven, no les queda un record, quedan asentados como que entraron y los devolvieron, por lo que, si la próxima vez vienen preparados con cartas de empleo, pruebas de propiedades, etc., probablemente va a ser un proceso más oneroso, pero eventualmente los pueden dejar entrar.

Si los detienen, lo más probable es que terminen con una orden de expulsión o en algunos casos con orden de deportación, por lo que se les complicará el poder regresar a Canadá. Si les dan una orden de expulsión no podrán regresar durante un año a Canadá, y si mintieron y se les acusó de falsedad no podrán regresar durante cinco años. Pero si reciben una orden de deportación, no podrán regresar nunca a menos que obtengan una Autorización para Regresar a Canadá, que es un documento especial que deberán solicitar.

En vista de lo que está sucediendo, la recomendación que les hago es que no piensen que porque recibieron un ETA se pueden simplemente subir al avión y ya está todo arreglado. Tienen que venir tan preparadas como en el momento que iban al consulado canadiense en México a sacar una Visa para poder venir, lo que significa que deben tener pruebas de que traen suficiente dinero para mantenerse en Canadá mientras estén de visita, si vienen a visitar a un amigo o a un pariente deben traer los datos, nombre, número de teléfono, dirección, etc. Deben tener claro cuánto tiempo van a estar en el país, traer carta de vacaciones de su trabajo, etc., etc., etc.

Es decir, tienen que venir bien preparados, porque si no, van a perder mucho dinero con el viaje y además pueden enfrentar otras consecuencias. En este sentido, lo más recomendable es que se asesoren bien con un abogado, con un consultor de inmigración o con una persona que conozca sobre estos procesos, antes de lanzarse a una aventura.