La muerte de Fidel Castro no es la libertad del pueblo cubano.

Se fue el fundador de la revolución cubana. Una enfermedad intestinal que lo aquejo en el 2006 y más luego en el 2008 tuvo que ceder la presidencia de Cuba  y ya para el 2011 renuncio a la presidencias del partido comunista.

Fidel Castro deja el poder en mando de su hermano menor Raúl Castro, pero manteniendo la misma línea, pues para Raúl le sería difícil hacer grandes cambios ya que estaba la sombra de Fidel. De hecho en estos escasos ocho años de Raul en el poder, ha habido cambios económicos pero no políticos.

No será fácil cambiar una política de gobierno cuando se ha tenido un régimen como el de Fidel, que durante 47 años gobernó la isla con mano fuerte, después de haber derrotado al dictador Fulgencio Batista en 1959 con un ejército de valientes  “barbudos”.

No le fue fácil en un comienzo por sus enemigos externos y fue así como Fidel Castro instauró un régimen marxista-leninista a sólo 150 km de las costas de Estados Unidos, y se alió con su enemigo acérrimo, la entonces Unión Soviética.

El Comandante Fidel Castro y su Hermano Raul Castro
El Comandante Fidel Castro y su Hermano Raul Castro

En este largo recorrido de su gobierno de hierro,  nació el 70 % de los 11,1 millones de habitantes de la isla y se calcula que más de dos millones de cubanos están en el exilio.

Sobrevivió a la invasión de Bahía de Cochinos en 1961, a la crisis de los misiles en 1962 y a la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Una decena de ocupantes de la Casa Blanca hasta el gobierno de George W. Bush- buscaron derrocarlo, Pero ya con la llegada de Barack Obama en 2014 quien anunció el fin de la hostilidad hacia Cuba.

En unas declaraciones a Efe, Ramón Saúl Sánchez, líder de la organización del exilio cubano Movimiento Democracia, se lamentó de que la muerte de un “tirano”, como definió a Fidel Castro, no vaya a significar “la libertad del pueblo de Cuba”.

Y esto tiene sentido, puesto Fidel Castro con su sagacidad supo manejar muy bien la sucesión de poder en Cuba.

Cuál es el escenario ahora, ¿por qué no hay tanto traumatismo político en cuba con la muerte de Fidel? Sencillo, si Castro hubiera muerto estando en el ejercicio del poder, se hubiera podido desatar una revuelta en Cuba para reclamar libertad, pero como su hermano Raúl está en la Presidencia, el impacto no va a ser el mismo.

Los cubanos están viendo hacia el futuro, como le escuche decir a un diplomático “Los cubanos ya enterraron hace tiempo a Fidel,  para muchos no es más que un glorioso recuerdo”.

Tendremos que ver y esperar el rumbo que seguirá Cuba. “La expectativa de cambio va a crecer entre la mayoría de los cubanos. La muerte de Fidel muy ciertamente abrirá la puerta a mayores conflictos y confrontaciones entre quienes ejercen el poder. Se habrá ido el supremo árbitro de todos los conflictos en Cuba. Raúl tendrá más, mucho más espacio, pero también lo tendrán sus adversarios políticos, las nuevas generaciones que piden a gritos una verdadera transformación, esto apoyado por los poderosos cubanos exiliados en la pequeña Habana de Miami.