El gobierno busca hacer más difícil la obtención de la ciudadanía canadiense

filici-01-El Ministro de Ciudadanía e Inmigración de Canadá anunció la semana pasada la propuesta de una serie de cambios al Acta de Ciudadanía del país, y lamentablemente la mayoría de las medidas que ha propuesto van a tener un impacto muy negativo en las comunidades inmigrantes en Canadá.
El argumento del gobierno es que actualmente el proceso para la ciudadanía toma demasiado tiempo y por tanto quieren agilizarlo, sin embargo el proceso realmente estaba bien hasta que empezaron con la práctica de investigar la mayoría de los casos presentados para asegurarse de que no había fraude.
Anteriormente un proceso de ciudadanía tardaba un año o un año y medio, y desde que el gobierno implementó la nueva practica de escrutinio ahora tarda entre un año y medio hasta cuatro años. En este sentido, si no hubiese tratado a cada solicitante de ciudadanía como mentiroso y fraudulento, el atraso que crearon nunca hubiese existido.
Lo que pretende hacer es, Primero, cambiar el tiempo que se requiere que una persona resida en Canadá antes de poder obtener la ciudadanía. En estos momentos, una persona tiene que vivir en el país como Residente Permanente durante tres años en los últimos cuatro años para poder obtener la ciudadanía, pero con el cambio, la persona tendrá que residir en Canadá durante cuatro años en los últimos seis años. De igual forma, tendrá que demostrar que estuvo físicamente en el país cada año por lo menos durante 183 días.
Segundo. En estos momentos, a los refugiados, a una persona que solicitó la Residencia Permanente por razones humanitarias dentro del país, o que se casó e hizo el trámite dentro del país, se les da un año de gracia por el tiempo que estuvo esperando su residencia permanente. Pero con el cambio, se va eliminar esa posibilidad y, Tercero, se va a introducir también una provisión conocida como la “Intención de residir en el país” en el momento en que hace el trámite para la ciudadanía canadiense.
Me parece totalmente injusto quitarle la posibilidad de usar un año de ese tiempo que la persona estuvo en Canadá, ya que la idea de extender el período para que puedan solicitar la ciudadanía es justamente demostrar que están establecidas en Canadá, y hay personas que han estado en el país, 3, 4, 5 y hasta diez años antes de obtener la Residencia Permanente.
En relación a la introducción de la “Intención de residir en el país”, me parece que es una medida demasiado subjetiva dado que queda a total discreción de un oficial de ciudadanía la “interpretación” de si la persona que está haciendo el trámite tiene la intención verdadera de vivir en el país. Si no es así, le puede negar la ciudadanía.
Cuarto. En este momento solamente las personas mayores de 18 años y hasta los 54 tienen que hacer exámenes de ciudadanía e idioma, pero con los cambios, tendrán que pasar el exámen todos los solicitantes que tengan entre 14 y 64 años de edad. Esto obviamente va a impedir que muchísimas personas puedan hacerse ciudadanos canadienses, dado que para quienes llegan al país siendo mayores de edad se sabe que es más difícil aprender el idioma y la historia del país.
Quinto. En este momento hay ciertas prohibiciones para las personas que cometen un delito en Canadá, y con los cambios se va a expandir el número y el tipo de delitos por las cuales estas personas no van a poder solicitar la ciudadanía. De igual forma, se va a expandir no solamente a delitos cometidos en Canadá sino que también a delitos cometidos fuera del país.
Sexto. En estos momentos, cuando una persona es acusada de fraude cuando hace el trámite de ciudadanía, se le puede imponer una pena de hasta mil dólares y un año en prisión. Con los cambios, esto se aumentará a cien mil dólares de multa y cinco años de prisión.
Séptimo. Uno de los cambios propuestos tal vez más preocupantes es una sección que establece que el Ministro de Inmigración va a tener poderes amplios para despojar de su ciudadanía a ciudadanos canadienses que posean doble nacionalidad. Por ejemplo el Ministro de Inmigración o un oficial de ciudadanía pueden despojar a una persona de su ciudadanía si por ejemplo consideran que la persona cometió fraude en el momento que hizo el trámite para la ciudadanía.
Tal y como explicábamos antes, en el momento que el oficial de ciudadano acepta el trámite de una persona, esta tiene que probar su intención de residir permanentemente en Canadá al hacerse ciudadano canadiense. Pero el Departamento de Ciudadanía tendrá el poder de revocarle la ciudadanía a esa persona diciendo que cometió fraude en el momento que hizo la solicitud, si ésta por ejemplo obtiene un trabajo fuera del país. Esto será posible dado que en el momento de hacer su tramite dijo que se quedaría en Canadá permanentemente.
Octavo. También es muy preocupante que los ciudadanos van a perder todos sus derechos a tener un proceso justo, dado que en un caso como el anterior le van a enviar una carta diciéndole que se le van a revocar la ciudadanía, y la única alternativa de defensa que van a tener es presentar su caso ante la Corte Federal para que ésta analice si ha habido algún error en la decisión. Pero el error se limita solamente a lo que se encuentre en el record de la decisión tomada por el Departamento de Ciudadanía, y por lo tanto la persona no tendrá muchos recursos para poder defenderse.
Noveno. Para cerrar con broche de oro, entre otras modificaciones que el gobierno ha propuesto, también está la de subir los aranceles de la mayoría de servicios. Como muestra vale decir que, por ejemplo, la cantidad que actualmente se paga con la solicitud para la ciudadanía es de $200.00, pero con los cambios va a subir a $400.00.
Definitivamente todos estos cambios propuestos son muy preocupantes porque se está creando dos tipos de ciudadanos canadienses: el que nació en Canadá y el que se hace ciudadano por elección y por naturalización, lo cual no es justo para la sociedad inmigrante que ha llegado a este país, que ha pasado por procesos muy arduos para poder obtener su residencia permanente, y a quien luego se le está complicando muchísimo el proceso para obtener su ciudadanía y se lo esta tratando como no merecedor de ser canadiense.
Lo que el gobierno está haciendo con esto es tratando al inmigrante en general como una persona de segunda clase. Se le está acusando de mentiroso, porque desde el momento en que el gobierno dice que necesita reforzar las reglas de ciudadanía porque hay fraude, el ciudadano canadiense nacido en el país, sobre todo el que es xenofóbico y racista, se va a quedar con la impresión de que el residente permanente y que los inmigrantes en general son mentirosos, que vienen a aprovecharse del sistema, lo cual obviamente crea problemas para la integración y para el respeto que se merecería todo recién llegado a Canadá.