Deudas ocasionadas tras el divorcio pueden ser graves factores de problemas financieros

Los hogares donde hay una pareja de casados que trabaja y recibe un ingreso decente, suelen acumular más activos y deudas que en hogares con un solo individuo o una familia con un solo ingreso.

Cuando los problemas maritales salen a flote los riesgos de caer en la deuda son mayores, sobre todo cuando los niños, activos y deudas están involucrados. Algunos casos ponen toda la deuda en el nombre de un cónyuge (incluso cuando él o ella no son la principal fuente de ingresos en el hogar). Asimismo, cuando la separación ocurre, los activos quedan atados hasta que los términos de la separación sean determinados.

images-19Cuando una pareja se separa, ambos cónyuges experimentan un cambio radical en su situación financiera. Sobre todo cuando se toma la elección de vivir en  hogares independientes, en este caso el costo de vida aumentara o incluso duplicara.

En situaciones más avanzadas donde la pareja ya se ha divorciado y la decisión en cuanto a “quién” será el responsable de la deuda ya fue tomada; existen casos donde enfrentarse a la deuda civil desde un solo ingreso, puede convertirse en una situación muy difícil y desgraciadamente casi imposible de controlar. Esto puede convertirse en un problema, especialmente cuando el cónyuge que es responsable de pagar todo o la mayoría de la deuda civil  es el encargado de la manutención infantil y/o pensión alimenticia. Este es un ejemplo donde la restructuración financiera puede ser justificada.

Si la cosa se pone fea al final del día, nadie termina ganando y esto puede traer consigo muchos desafíos.

Si estas en el proceso de separación o divorcio, no tienes que ir con un abogado de divorcio o a la corte para negociar con tu cónyuge. Hay abogados de familia que se especializan en la mediación y la ley colaborativa; ellos ayudan a que  las personas lleguen a un acuerdo sobre temas polémicos, sin tener que ir a juicio.

divorcio1Si te estas divorciando o separando, has acumulado deuda civil, no serás capaz de pagar una vida independiente y eres dueño de una casa, lo que más te conviene es encontrar una manera de trabajar con tu cónyuge. Esto te podría ayudar a refinanciar los bienes comunes como tu casa y así recaudar fondos para enfrentar las deudas y contratar representación legal para ayudarte a ti y a tu cónyuge durante la separación o el divorcio.

Uno de los más grandes errores que suelen pasar cuando una pareja se separa o divorcia, es que uno o ambos cónyuges dejan de pagar las deudas hasta que se determine “quien” tendrá que pagar “qué”. Este es el peor error que una pareja puede hacer. Incluso si tienes una disputa sobre tus deudas, es importante mantener al menos los pagos mínimos mensuales de cualquier crédito que este a tu nombre.

Si dejas que tu deuda civil destruya tu crédito, esto puede poner en peligro tus opciones cuando quieras salir adelante de forma independiente. Por otro lado, si tienes una deuda civil y no tienes manera de pagarla, lo más seguro es que tengas que buscar por otras opciones que te ayuden a lidiar con la deuda. La solución podría ser una consolidación de deuda, la restructuración financiera o incluso la protección financiera.

Lo mejor que puedes hacer si te estas separando o divorciando y estas lidiando con una deuda civil, ponte en contacto con un asesor financiero. Uno que analizara todos los escenarios financieros posibles para llegar a una estrategia financiera fuerte y así salir de tu divorcio de una manera sólida.

Para más información en estrategias para lidiar con deudas tras el divorcio comuníquese con Andrea Valdez al  1-877-296-0871 o a través de su correo avaldez@debtcare.ca.  Síguela en Facebook.

Te invito a recibir asesoramiento gratis en línea. Y aquí para obtener un libro digital gratuito sobre “Cómo ser aprobado para un préstamo de consolidación de deudas”.