CINCO cosas que todo emprendedor latino debe saber, Fuera de sus fronteras.

El mundo de los negocios es uno de los más atareados y complicados que existen. En él se integran conocimientos de todo tipo, hoy en día gracias a las élites que gobiernan los países latinos muchos han sido las personas que han emigrado a otras fronteras, y es allí dónde emergen con su proyecto. Y lo que comienza con un sueño, se puede transformar en un gran éxito.

Si pudiéramos viajar a fines del siglo XIX y principios del XX a los países subdesarrollados, pudiéramos ver con claridad que el centro de gravedad de las organizaciones dependía, en gran medida, de la producción, por lo que los protagonistas eran los ingenieros y los monopolios. A mediados del siglo XX, el foco de las organizaciones se movió a las finanzas. Si tienes el dinero, tienes  la innovación a nivel de producto.  Este momento fue dominado por las corporaciones, y los emprendedores sólo podían aspirar a ser sus proveedores. Realidad que no ha cambiado mucho, en Latinoamérica.

En la actualidad, las empresas más valiosas del mundo no fabrican nada y no son bancos, sino pequeñas organizaciones y, en algunos casos, emprendedores con una buena conexión a internet  y  desde algún país remoto, compiten de igual a igual con las grandes corporaciones. Esta nueva época es un campo fértil para los emprendedores emigrantes, pero para que sean protagonistas, tienen que evolucionar y profesionalizarse poniendo atención a 5 puntos importantes:

  1. Conoce el mercado. A diferencia de lo que sucedía en la historia, hoy todos pueden acceder a información de mercado y, de esta forma, segmentarlo con la finalidad de buscar áreas de oportunidad y aprovecharla, si llegaste a un país nuevo, encárgate de conocer sus costumbres y gustos, de acuerdo a tú emprendimiento, servicio o producto.
  2. Invierte en marketing. Los presupuestos de los emprendedores en marketing son extremadamente bajos y más aun si consideramos que, por lo general, llaman marketing a la publicidad, significado que es totalmente erróneo, puesto que ni siquiera son sinónimos, marketing hoy en día, lo podemos resumir en: ¡estrategia! Y debes tener la mejor, para competir con los mejores.
  3. Construye una propuesta de valor. El secreto no es ser diferente; eso es relativamente sencillo; la clave es lograr que esa diferencia te haga atractivo. Debes responder a una simple pregunta: ¿Por qué debo ser elegido entre tantas opciones similares? Una vez descifrado esto, sabrás que valor dar a tus posibles clientes, seguidores, socios y aliados.
  4. Innovar. Ya no se trata de mirar, sino de aprender a observar. Debes ser un observador activo, de códigos biológicos y simbólicos que te hablen y den pistas de cómo satisfacer a tus clientes, y sobre todo dar soluciones a sus problemas, con tú innovación, servicio o producto. Innovación no es sinónimo de revolución, sino de solución.

Debes tener excelentes canales de comercialización, es la mejor forma de innovar, tal vez la clave sea detectar claramente cuál es el mejor canal de comunicación para llegar a cada segmento. Una vez más, internet parece ser la solución, pero no descarten los canales tradicionales y recuerden que podrán tener tantos como de ellos segmentos quieran atacar y que los modelos de negocios sólidos permiten desarrollarlos.

  1. Medir. Es vital diseñar métricas de las distintas áreas de tú emprendimiento, para detectar desvíos que puedan traducirse en insatisfacciones para los clientes. Lo que no se puede medir, no se puede gestionar.

Toda gran empresa fue pequeña. Se debe avanzar, sin dejarse abrumar por ser emigrante latino, es fundamental que sepan qué: nunca el mercado fue tan fértil como ahora para empresas innovadoras, ágiles y dinámicas. Es la era de los emprendedores. ¿Será la de ustedes?

 

Por J. Anastacia Urbina L.

Anastacia.urbinal@gmail.com

Periodista Venezolana