Acuerdo económico y comercial global entre Canadá y la Unión Europea.

Sabías que el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) es un acuerdo de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea? Sabías que si se promulga, el acuerdo eliminará el 98% de las tarifas arancelarias entre Canadá y la UE?

Mucho se ha comentado durante la semana recién pasada respecto del Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre Canadá y la Unión Europea, por ello no quisiera dejar pasar la oportunidad de referirme al tema, si bien dicho acuerdo como cualquier otro cuenta con “adeptos” y “opositores”, a continuación quisiera invitarle  a revisar los beneficios más destacados de las negociaciones.

CETA  ha  sido presentado como un programa que: “permitirá aumentar la creación de empleos, fortalecerá las relaciones económicas e impulsará el comercio de Canadá con el segundo mayor mercado del mundo, es decir, con la Unión Europea”.

Es básicamente un acuerdo progresivo de libre comercio que abarca prácticamente todos los sectores y aspectos del comercio entre el Canadá y la UE con el fin último de eliminar o reducir las barreras comerciales.

Cuando CETA entre en vigor, Canadá será uno de los pocos países en el mundo que tendrá acceso preferencial garantizado a las dos economías más grandes del mundo, Estados Unidos y la UE.

El Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre Canadá y la Unión Europea otorga una gran ventaja a sus competidores. Desde la eliminación arancelaria de los bienes, hasta un mejor acceso al comercio de servicios y adquisiciones gubernamentales.

CETA fue concebido como un proyecto que intenta impulsar su expansión internacional y pretende ser un trampolín en el futuro para otros mercados más allá de la UE.

Este tratado permitirá aumentar la rentabilidad, pues los productores, fabricantes y exportadores canadienses podrán exportar a la UE como nunca antes en términos históricos, pues permitirá a los canadienses ampliar o crear nuevos mercados para sus bienes dentro de la  comunidad de la UE.

Un punto muy relevante guarda relación con las aduanas y facilitación del comercio, CETA tiene por objeto reducir los tiempos de procesamiento en la frontera y hacer que el movimiento de los bienes sea menos costoso, más rápido, más previsible y eficiente.

Tomando en consideración que  la  UE es el mayor importador de servicios en el mundo, esto no deja de ser un factor importante,  pues sólo en el año  2015, la UE importó 936.000 millones de dólares en servicios  y de ellos 16.500 millones de dólares provenían desde servicios de arquitectura, ingeniería y otros servicios técnicos de Canadá.

Respecto de la creación de oportunidades económicas para Alberta.

Alberta se beneficiará considerablemente del acceso preferencial al mercado de la UE, pues la UE ya es: “el cuarto destino de exportación de Alberta y el tercer socio comercial más grande“.

Una vez que esté en vigor, CETA eliminará los aranceles en casi todas las exportaciones de Alberta y dará acceso a nuevas oportunidades de mercado en la Unión Europea.

Proporcionando a los exportadores de Alberta una ventaja competitiva sobre los exportadores de otros países que no tienen un acuerdo de libre comercio con la UE.

El día uno de la entrada en vigor de  CETA, el 98 por ciento de las líneas arancelarias de la UE sobre productos canadienses estarán libres de aranceles, incluidos los de las principales exportaciones de Alberta como: metales y productos minerales, productos manufacturados, productos químicos y plásticos.

Otro 1 por ciento será eliminado en un período de siete años. Una vez que se hayan completado todas las eliminaciones progresivas, el 99 por ciento de las líneas arancelarias de la UE para los productos canadienses estarán libres de derechos.

Para los productos agrícolas y agroalimentarios, casi el 94 por ciento de las líneas arancelarias de la UE sobre productos canadienses estarán libres de derechos una vez que la CETA entre en vigor. Esto aumentará al 95% una vez que se hayan completado todos los retiros, siete años después de la entrada en vigor.

Este acceso libre de impuestos dará a los productos agrícolas canadienses, tales como: carne de res canadiense, carne de cerdo y bisontes, acceso preferencial al mercado de la UE.

Por su parte los proveedores de servicios tendrán acceso preferencial y una mayor transparencia en el mercado de servicios de la UE, lo que permitirá un mejor acceso, más seguro y predecible a los mercados en áreas de interés para Alberta tales como: servicios profesionales, servicios ambientales, consultoría científica – técnica, y servicios relacionados con la distribución de energías.

Cabe destacar que el sector servicios es un motor clave de la economía de Alberta, pues representa el 54 por ciento del PIB total de la provincia y emplea a más de 1,5 millones de habitantes en 2015.

-Por último, si bien el tratado despierta la suspicacia de algunos economistas, la gran mayoría de la población e involucrados se manifiesta a favor e incluso optimistas respecto de los resultados económicos  que se obtendrán con dicho acuerdo.